Leishmaniosis 20180503

Pronto llegará el verano y con él los mosquitos, moscas, garrapatas, pulgas y otros insectos peligrosos para nuestros estimados Perdigueros. La U.C.E.P.B. cree que es interesante realizar un recordatorio sobre este tema, que ya publicamos en la Revista de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos MUNDO-UCEPB año 2015 número 4.

La leishmaniasis o leishmaniosis es una enfermedad de los perros y otros animales que también puede afectar a las personas. Cuando la enfermedad se desarrolla en personas se la suele llamar leishmaniasis. En cambio, en los perros se la conoce más como leishmaniosis canina.

El parásito que causa esta afección es la Leishmania infantum. Es un protozoo microscópico que necesita viajar a través de un mosquito (que actúa de vector, es decir, transmisión, de la enfermedad) llamado flebotomo. Por lo tanto, la infección ocurre por la picadura de un flebotomo portador de leishmania.

El riesgo de contraer leishmaniosis aumenta en función de condiciones geográficas y climáticas. La posibilidad de una picadura de flebotomo es más alta en el aire libre, en las zonas con más humedad y materia orgánica, y durante los meses más cálidos del año (cuando la temperatura media del día sobrepasa los 15 grados). El peligro también se multiplica con el ocaso, ya que es durante las horas de menos luz cuando el insecto busca alimento.

La leishmaniosis canina (leishmaniasis en perros) es, hoy por hoy, una enfermedad incurable y con alta afectación en casi todo el territorio español, sobre todo en la zona centro y el área mediterránea. Por eso es necesario combatirla con todos los instrumentos a nuestro alcance. Cuantas más medidas se adopten para proteger a los perros, reduciendo el riesgo de infección y frenando el desarrollo de la leishmaniosis, más se reducirá el contagio y la propagación. Esas medidas pueden incluir, en función de las recomendaciones del veterinario, el uso de antiparasitarios externos específicos y la vacuna contra la leishmania.

La leishmaniosis es, de todas las enfermedades de los perros, de las más graves. Puede conllevar la muerte del perro y, en los casos en los que éste llega a sobrevivir, se convertirá en un enfermo crónico que necesitará un estricto seguimiento y cuidados de por vida para controlar los síntomas y ofrecer al animal la mejor calidad de vida posible. Por ello, los propietarios deben tomar conciencia de la importancia del problema y actuar para solucionarlo, siempre con la ayuda del veterinario. El veterinario juega un papel fundamental en el diagnóstico y tratamiento de la leishmaniosis, pero también en su prevención: en la clínica veterinaria disponen de medidas preventivas como pipetas, collares, suspensión oral o la vacuna de la leishmania, así como de los conocimientos y experiencia necesarios para recomendar el plan de prevención más adecuado para cada perro.

 La leishmaniosis canina es una enfermedad muy grave.

COMO HEMOS DICHO ANTES CONSULTE CON SU VETERINARIO Y ESTE LE INFORMARÁ SOBRE LA INCIDENCIA EN SU ZONA Y COMO PREVENIRLA.

A continuación, les mostramos algunos de los productos que hay en el mercado para la prevención de la leishmaniosis.

Leisguard_1_1  Leisguard_2_1 

Advantix_1

Scalibor_1

Vibrac_1_1

Vibrac_2_1