Libros de Caza

 

Fecha:2020/05/15

En esta ocasión nuestros socios Pilar Jalón y Mariano Fuentes nos presentan este libro:

MEDIO SIGLO CAZANDO 

  por Elías García Munuaga 

Este libro editado en 1988 recoge los andares de un cazador rural que se hizo médico de profesión por la ilusión que le hacía a su madre y que ejerció en varios pueblos en los que en ninguno de ellos faltaba la caza, condición indispensable para escoger destino.

Nos habla de lances, diversos y amenos, con conejos, liebres, perdices con perro -su pasión-, codornices, tórtolas, palomas, chochas, patos, jabalíes y algunos, pocos, gamos, ciervos, lobos y no faltan, tampoco, las gentes que andaban por aquellos pueblos en los que las gallinas andaban por las calles sin empedrar; la luz más veces de lo debido era de candiles de aceite; el cartero andaba varios kilómetros, hiciera frío o calor, para recoger el correo que había que repartir; el teléfono no se conocía o como mucho había uno y la taberna era el lugar de encuentro de todo el personal del pueblo, masculino mayormente. Pueblos en los que los VIPS eran el médico, el cura y el alcalde y a los que no era fácil llegar, como al que nosotros íbamos en verano, a poco más de 100 kms. de nuestra ciudad, y al que se llegaba en un viaje que se iniciaba a las 08,00h y finalizaba a las 18,00h, después de coger taxi, tren, un autobús y hacer los últimos 8 kms. a caballo o en otro taxi. Hoy es más fácil, mucho más, pero en cambio alguna que otra cosa se ha quedado en el camino.

Y así García Munuaga en sus relatos, recogidos en casi 300 páginas, nos lleva a aquel otro tiempo en que había muchas carencias pero, posiblemente, más abundancia de codornices, perdices, conejos, liebres, tórtolas y donde los cazadores de a pie, los del perro por delante, disfrutábamos no solo de menos años sino también de más lances. 

No es un libro que abunde pues parece ser que solo se hizo una tirada corta por la Editorial Casariego, pero creemos que los aficionados a la lectura que se hagan con él le darán un sitio preferente en su librería y los menos aficionados no deberían echar en saco roto nuestra propuesta pues su texto es ameno y divertido. Actualmente se puede localizar en Iberlibro, Todocolección y Casa del Libro con un precio que oscila de 30 a 60€.  

===============================================================================

Fecha:2020/04/06

JIM CORBETT

Las fieras cebadas de Kumaon

Por Pilar Jalón y Mariano Fuentes. Socios núm. 145

Este británico, hijo de irlandeses, nacido en 1875 en las Provincias Unidas, en el norte de la India,  quizás sea uno de los más genuinos representantes de aquellos cazadores que en África o en Asia se movían por selvas y sabanas en el primer tercio del siglo pasado. Su obra: «Las fieras cebadas de Kumaon» son un maravilloso relato de sus experiencias tras los tigres y leopardos cebados que habían convertido a las gentes en su base alimenticia pese a que, como decía Corbett, no fuera el hombre su presa natural y las razones de ello son varias y las explica bien, muy bien, no siendo los humanos ajenos a esa anormalidad.

Los relatos, amenos y muy, pero que muy emocionantes,  nos llevan a acompañarle en sus andares por lo que hoy es el Parque Nacional Jim Corbett, el primer parque de la India y llamado así en reconocimiento no solo por su protección a los campesinos ante el peligro de los felinos «cebados» si no que, también, por su pasión por la naturaleza.

El libro,  en sus páginas, nos muestra  a un «shikar»»(1) dotado de paciencia,  grandes dotes de observación, valor,.., y que gustaba de mezclarse con los campesinos que eran sus mejores colaboradores y beneficiados. Y sus encuentros con los «cebados» nos ponen el alma en vilo pues él no cazaba desde un machan, plataforma  situada en lo alto de un árbol para hacer aguardos, si no que pisteaba en la selva el rastro de la pieza y esto pocos lo hicieron acabando bien. Mujeres y hombres  de la India de entonces (campesinos, guías, funcionarios ingleses o indios,…) al igual que leopardos, tigres, elefantes salvajes, monos, ciervos, chacales, osos,…, son los protagonistas de este gran libro que  cualquier cazador o amante de la naturaleza que lo lea pondrá, seguro, en un lugar de honor en su librería. Y a los que nos gustan los perros de caza nos gustará el encontrarnos con Robín, compañero de Corbett en alguna situación de riesgo.

(1) Cazador.

Adenda: El libro no es fácil de localizar pero en Todocolección y en Iberlibro se puede encontrar en una edición de 1951, editorial Peuser-Argentina, desde 70€ y en una edición más reciente en Iberlibro (Sobre 18€ más gastos de envío)  y Amazon (34€).    

 

           

                                                                                                        Fecha:2020/03/11

ANTONIO COVARSÍ

El montero de Alpotreque 1848 – 1937

Por Pilar Jalón y Mariano Fuentes. Socios núm. 145

Aunque aquí, en el Rincón del Lector, la mayor parte de los lectores son, somos, cazadores de menor, esa que para muchos de nosotros es GRANDE, creemos que el recomendar pasear por los libros de D. Antonio es un consejo acertado, aunque sus andares por las sierras extremeñas y andaluzas, allá a principios del siglo veinte, fuesen, principalmente, tras jabalíes, venados, lobos,…,. Sus historias, bien contadas y bien escritas, son amenas, divertidas, un retrato de cómo se cazaba por entonces y de gentes y tierras que dejaron de ser como eran.

Sus historias, reitero que muy amenas, nos llevan a disfrutar de formas de cazar que ya solo son historia, que se perdieron: 

  • De Ronda, por la noche, a los jabalíes, soltando la recova de podencos y  que cuándo éstos llamaban de «parada» salían raudos los alanos, que iban junto a dos o tres cazadores a caballo, para hacer el agarre y sujetar al colmilludo hasta que llegando un cazador, a galope en la noche, despenaba al jabalí entrando a cuchillo. 
  •  
  • O al Salteo: una forma de cazar a caballo, al «salto» de jabalíes o ciervos como si fueran perdices  «al volateo»
  •  
  • O los aguardos a los jabalíes, principalmente, en fuentes, rastrojos,..
  •  
  • O Monteando, pero no como ahora pues  no se reunían «tropecientas escopetas» y los monteros eran  «aquellos que, mayormente a caballo, entran en las manchas a espantar la caza para que la tiren las escopetas». Monteaban unos pocos durante dos o tres días y acudían, desde sus casas, a caballo.
  •  
  • O cazar conejos con los podencos, la debilidad «perruna» de D. Antonio, que «volaban por encima de los jarales, latiendo con aquel alegre jai,..jai,..,jai» o sisones, avutardas, gangas o perdices al salto. Las historias de caza son numerosas y son, también, un retrato de la gente de aquellos años: cazadores, escopetas negras, recoveros, guardas, campesinos, corsarios (persona que se dedicaba a la caza y vivía de ella) cosarios (persona que trasladaba personas y/o mercancías de un lugar a otro), guardias civiles, ….., y por no faltar, no faltaban caballistas o bandoleros, que se habían echado al monte y con los que D. Antonio tuvo algún que otro encuentro, siempre cordial, relativamente.

Y si a todo ello nos encontramos con la pasión de D. Antonio por sus podencos y alanos pues «miel sobre hojuelas».

LIBROS

  • Narraciones de un montero
  • Entre jaras y breñales
  • Grandes cacerías españolas (2 tomos)
  • Trozos venatorios y prácticas cinegéticas
  • Grandes cacerías Españolas (2 tomos)

Se pueden encontrar en Iberlibro, Todo Colección, Mil Anuncios, Librería Deportiva,.. según su estado de 10 a 40 euros.

=======================================================

                                                                                                                    Fecha:2020/02/23

MIGUEL DELIBES

Por Pilar Jalón y Mariano Fuentes. Socios núm. 145

Si hablamos de libros y de caza pues no hay inicio más justo que hablar de los libros de D. Miguel, una de las principales figuras de la literatura española y que siempre que tenía ocasión decía aquello de «soy un cazador que escribe”. Su escritura, fácil y muy grata de leer, nos hará compartir sus andares  por paramos y laderas de la vieja Castilla, normalmente tras las perdices y siempre con el perro por delante. Seguro que los cazadores aficionados a la lectura  ya saben de D. Miguel y de sus jornadas campestres, con amigos y perros, tras las perdices y codornices y a aquellos que aún no  han ido de caza con D. Miguel pues un consejo: entren en la red y en Unilibro o en Iberlibro o en Amazon o en Todo Colección o en… encontrará desde 10 eurillos libros de él. ¡¡Aún hay tesoros que son económicos!! disfrútenlos.

Sus obras son numerosas, algunas llevadas al teatro y al cine, y sus libros de caza:

  • Diario de un cazador (1955)
  • La caza de la perdiz roja (1963)
  • El libro de la caza menor (1964)
  • Con la escopeta al hombro (1970)
  • Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo (1977)
  • Dos días de caza 1980)
  • Las perdices del domingo (1981)

serán una grata forma de compartir lances que aunque ajenos son también nuestros. ¡¡Que los disfruten!! 

===============================================================================

                                                                                                                    Fecha:2019/03/19

 
 

Pilar Amaya Jalón y Mariano Tomas Fuentes, son unos viejos amigos con muchos años de experiencia en la caza con Perdiguero de Burgos, y comparten con nosotros historias de caza real con Perdiguero de Burgos. Mariano y Pilar han ido mucho más allá para disfrute de todos los aficionados a esta raza, han publicado recientemente un libro con el título “Pilar Amaya Jalón Gamella – Mariano Tomas Fuentes Álvaro CON LOS PERDIGUEROS….” donde narran sus aventuras vividas con los Perdigueros de Burgos en la caza menor.

  

Es un libro para leerlo con tranquilidad disfrutando de cada historia, de cada lance como si fuerais vosotros los protagonistas.

Reseña  sobre el libro, publicada en enero del 2019 en la revista TROFEO